lunes, 27 de julio de 2009

!-- boton tweetmeme -->

NO ME HACE FALTA

Sentada estoy, aquí.

El suelo frío
como único compañero.

La espalda en la pared
me sujeta las sombras.

Silencio.

Luces que engañan.
Un juego de cartas
como pequeño remedio.

Silencio.
El aire hace eco
dentro de mis entrañas.

Mis oídos escuchan
la balada del roce
de telas
que acompaña tu llegar.

Noto una mano en mi hombro
y no me giro a mirar,
no me hace falta.

Se que eres tú,
muerte.
Que vienes a verme,
cada vez que él se va.

8 comentarios:

genialsiempre dijo...

Es triste, pero muy bonito, no todo van a ser sonrisas, hay que escribir de lo que se siente y tú lo haces muy bien.

José María

Anatxu dijo...

tú, que me lees con muy buenos ojos...jejejejejej
besitos

Pedro dijo...

Morimos tantas veces a lo largo de nuestras vidas....
Tantas como renacimientos llevamos... y que no decaiga la cosa.
Precioso el poema; en Prado del Rey hubiese arrasado.

Anatxu dijo...

Siento mucho haberme perdido el Prado, pero había alguien que me necesitaba más en ese momento...
la próxima vez seguro que será diferente..
besos

Sara dijo...

Q bonito, nena...
Besicos.

Anónimo dijo...

Desde luego que no te hace falta.

Anatxu dijo...

Desde luego que no, anónimo....
o tendría que decir anónima????
Igual que con la muerte...
contigo tampoco me hace falta.
saludos desde el anonimato...jejeje

Equilibrista dijo...

uf, tremendo poema, vaya final, cómo sorprendes anatxu...

muy bueno

deivid