martes, 18 de agosto de 2009

!-- boton tweetmeme -->

POR FIN......

Y por fin
ya no le tengo miedo
a las calles oscuras
aunque estén llenas de sombras.
Ni me dan miedo las esquinas
por que son sólo eso, esquinas.
Ni miro a mis espaldas
cuando un ruido se cuela
por entre sus entrañas.

No temo ya
a los forasteros
que se aposentan en mi vida
y me piden solo medio whisky.
Ni reitero palabras
que suenan a pimbaal.

Ya no existen
zapatillas caídas del cielo
por diez minutos de tardanza.
Ni disfraces colgados
de las puertas de cualquier casa.

Ahora digo no
cuando me da la gana
a las garrapatas de alcoba
y dejo entrar el aire
por la ventana,
me bebo el medio whisky...
y aspirando
te digo:
si no te gusta,
tírame a la basura
y cómprate otra.

7 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gustó mucho, sentir el caracter en tus versos con esa fuerza que nace de tu vida..

Saludos fraternos
Un abrazo

genialsiempre dijo...

Parece que te estoy oyendo en vez de leyendo, eso se llama realismo. !que bien lo haces!!

José María

Carmen dijo...

Eso sí que es fuerza, Ana, fuerza y carácter. Muy bien hecho. Besos

Pedro dijo...

Más bien eres tú la que ahora tiras a la basura todo lo que te sobra, y muy bien que haces.
Yo aspiro a compartir ese medio whisky contigo oyendo poemas tan inspirados como este.
Tú sí que estás que te salessss.

Anatxu dijo...

uufff,ufffff...
no estoy acostumbrada a que me digan cosas tan bonitas¡¡¡¡ jejejejeje
tened cuidado que enseguida me acostumbro y luego quiero más y más y más.....
besitosssss

Raquelilla dijo...

A mí, con una pizquita de coacola y un par de hielos, que tan sequerón me deja la garganta pa pegar carteles por esas esquinas tuyas tan misteriosas, jijiji.

Equilibrista dijo...

Muy bueno, cañero y directo, y con grandes hallazgos: "palabras que suenan a pinball"

salud por ese whisky
sigue así, sigo tus poemas, anatxu

abrazotes
deivid