sábado, 20 de marzo de 2010

!-- boton tweetmeme -->

SOSPECHAS

Es ahora cuando creo
que las sardinas sospechan
que están vivas..
y me enfundo el guante
de carnicero
y las agarro,
y las aprieto.
Las escondo en la pecera
que está hecha de su arcilla
y con su barro,
con su fondo marinero
para que no echen de menos
las algas, los corales..
el mar,
sus agujeros.

Y así,
delirando queden..

O es ahora cuando creo
que las sardinas sospechan
que están muertas.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Que maravilla, Ana, chapó a tu ingenio, a tu sensibilidad y a esa manera tan especial que tienes de desmenuzar la parte más subconsciente de la vida.

Un beso.

John Keating dijo...

Buenísimo, hermana....¿Y sospechan ya que nos las vamos a zampar? :-)
Besos.

Anónimo dijo...

quizás seámos nosotros los que sospechamos que las tenemos agarradas...Fita

genialsiempre dijo...

Mejor no reencarnarme en sardina

José María

Víctor dijo...

¡Toma ya!
¿Esos somos nosotros?, ¿los humanos?
Porque sinceramente, yo me he visto reflejado en esa sardina, bueno, no sólo yo. He visto reflejado a todo el mundo.
¿Estamos vivos o creyendo que vivimos?

Ingenio, te sobra.
Siete besos y 125 grms de abrazo.

Pedro dijo...

Ahora soy yo el que sospecho que soy como una sardina. ¿Estaré vivo o muerto?
Genial, Ana.

un beso.