domingo, 23 de mayo de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Carta para ti.

Querid@ amig@:

Si mañana o pasado, o cualquier día de estos, me llamas, me miras, me sonries, me aclamas, me alagas, me socorres, me difamas, me buscas, me comentas, me repites, me inventas, me imaginas, me sorprendes, me confiesas....y no te contesto, no es por vergüenza, ni pudor, ni por timidez. Tampoco es porque sea introvertida ni solitaria. Y mucho menos porque me guste la sutileza.
Simplemente es porque no me da la gana.

3 comentarios:

Carmen dijo...

Así me gusta, Ana, directa. Que no haya equivocaciones, que cuando la cosa es porque no nos da la gana, no hay excusas que valgan.
La verdad es que hay un trauma grande con la frase "no me da la gana", mi madre me daba en la boca cada vez que se me escapaba, pero a la vista está que no hay nada más claro ni más conciso.

Ole tú.

genialsiempre dijo...

Que una es muy suya!!!

Pedro dijo...

Jaja, directa al grano, Ana más Ana que nunca. Pues nada hija, tú misma.

Un beso (porque me da la gana).