lunes, 10 de mayo de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Pensamientos......impensados.

Nunca un adios es tan desolador
como el que se tiene que recitar
en silencio.


4 comentarios:

genialsiempre dijo...

Y nunca duele tanto como cuando te lo dan y tu no lo quieres recibir.

José María

Pedro dijo...

Nunca lo había pensado, pero ahora que lo hago imagino que debe ser algo terrible. Y además es algo que a casi todos nos tocará hacer tarde o temprano (espero que tarde).

Un besito.

Víctor Crespo Camino dijo...

Pues están hechos de ébano, de cedro, de pino...
Pedro, yo al contrario que tú, siempre lo he pensado, desde niño y ya me he conciliado con ello, hace mucho tiempo.

No es trite, creo yo. Es lo que es. Natural. Porque... estamos hablando de la muerte, ¿no?

tangai dijo...

Bueno, también decir adiós a un amor, suele provocar un vacío tan hondo que tiemblas de arriba a abajo. A mí me inquieta más vivir siempre diciendo adiós, aunque nunca lo hiciera en silencio. Vivir sin amor es antinatural... la muerte no. Mejor aceptarlo.