jueves, 13 de mayo de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Pensamientos......impensados.

Y es este ir y venir el que la tiene encerrada en los oscuros barrotes invisibles del no sé para dónde tirar.
Enjaulada está la fierecilla indomada que,con los restos de fuerzas que le deja el día a día,lucha por luchar, a su manera, con las cosas estas que tan poco gustan.
Cansados están los músculos de trabajar produciendo sonrisas y espasmos en la piel de los demás. Cansada está,también,ella, de pulular en pocos metros cuadrados y soñar con lo que siempre sueña.
Y ganas,muchas ganas tiene de tumbarse un rato y descansar. Y de que alguien,aunque sea desde el otro lado de los barrotes, la ofrezca un poco de agua, un trozo de pan y poca cosa más.

Pero como siempre, volverá a amanecer, volverá a despertarse y no tendrá más remedio que levantarse y vivir el día de hoy exactamente igual que lo hizo ayer y antesdeayer y antes de antesdeayer....y aguantar cómo la contemplan los visitantes de este zoo que es, irremediablemente,el mundo.


4 comentarios:

genialsiempre dijo...

Me parece reconocer esa fierecilla domada protagonista hoy de tu relato. pero le tengo que decir que, !ánimo!, que no está sola en la lucha de cada día.
Esto está inventado así y no hay quien lo cambie, lo único posible es llevarlo de la mejor manera.

José María

Pedro dijo...

Haz caso a la voz de la experiencia (la de genialsiempre), la vida es así, para ti, para mí, y para todo el que se precie, aunque diga lo contrario. La diferencia está en la importancia que le damos cada uno.
Así que recógete esas trenzas y ríete del mono del zoo, o del circo, que también vale.

Besitos y suerte.

Anatxu dijo...

Gracias chicos¡¡¡¡

Ya te cuento, Pedro.
Espero que los lobos no estén hambrientos,jejeje.

tangai dijo...

Ana, si te sirve mi comentario, te diré que para mí simbolizas mucho. Así que meriéndate a quién te tosa... Eso mismo. Un abrazo.