lunes, 17 de mayo de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Y de repente.

Y,de repente,
nos intuimos.

Pero no lo digas.
No me hace falta.

Me gusta mucho más
adivinarlo en tu mirada,
en tu sonrisa.
Me lo cuentan tus caricias.

Lo descubro en el ruido
de tus pisadas en el agua.
En los pelos erizados de tus dedos.
En los silencios oportunos
de los secretos de tus alas.

Me lo cuentan los confidentes
que encuentro entre las cuerdas
de tu guitarra.

Y de repente,
eso es todo
y no es nada.

7 comentarios:

Pedro dijo...

Y de repente.... apareces tú con poemas como este y me haces sonreir.
Y yo creo que eso es mucho, ¿no?

Un beso.

Anatxu dijo...

Y de repente,
lo es todo.
Y de repente es
lo que tú quieres que sea.

Y me llevo tu sonrisa
de regalo
como bienvenida a mi vuelta.
Porque he vuelto.
Por fin he vuelto.

Un beso enorme¡¡

genialsiempre dijo...

Es que hay veces que la simple intuición es más importante que la realidad y tiene mucho más significado. Buen poema Ana

tangai dijo...

Deja abierta la puerta al quizás. Un latido que eleva, como el agua en una fuente...para después quedar y preguntarse si al conocer un cielo, se sigue siendo sólo agua... Bellísimo, Ana.

Víctor dijo...

Y de repente no es nada, nada que se haya dicho, porque lo has intuído y no ha hecho falta decirlo.
¡¿Ein?!

Besos, Ana.

Carmen dijo...

Tienes una sensibilidad exquisita para los poemas. Yo creo que deberías ir agrupándolos y pensando en la idea de publicarlos...no te apetece?, a mi me encantaría tenerlos todos juntos.

Muy bien Ana, pero que muy bien. Besos.

Anatxu dijo...

Carmen..
que bonita eres¡¡¡
la sesibilidad es tuya al leerlos,no mia al escribirlos.
pero si los quieres, dame tiempo y los tendras.
no puedo negarme a eso.