lunes, 21 de junio de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Des-corsé


A veces tengo que sentarme en la humedad de una roca, sola y sin compañía, para darme cuenta que la sensación fría y desagradable que me persigue en mi paseo no me la proporciona el ser inanimado en el que aposento mis glúteos. Ni tampoco la luz que se aleja, cansada, a su escondinte. Tampoco es el hambiente estival que me aprieta como un antiguo borceguí. Nada de eso es lo real.

Me conformo en cualquier rincón que me proporcione una postura cómoda para poder sujetar mi viejo cuaderno y una brisa justa que me despeine el pensamiento. Pero el corsé que llevo puesto, ni mejora mi figura ni me endereza el espinazo. Así que froto mi cuerpo contra el primer árbol con forma de hombre que me encuentro en el camino para ver si soy capaz de romper las ballenas que me ciñen desde el pecho hasta las caderas, enjaulando mis ganas de gritar.

Y entonces empiezo a llorar como la vid en primavera.Y en cada gota que mana por mis ojos se esconde la inicial de un sentir que está vivo. Y de modo inesperado e imprevisto,como el caer del agua de las nubes, mis lágrimas se funden con la tierra que me da de comer. Y de mi boca, como de dentro a fuera, se ofrece, sin yo quererlo, la palabra socorro.
Entonces des-corso , pariéndolo, el gemido de la bestia que llevo dentro.

6 comentarios:

tangai dijo...

Bravo Ana. No se puede expresar con más acierto y poesía la gestación de este gemido, el dolor de su nacimiento, su retorcer en el alma.
Y el frío no estaba en la roca, ni la tarde es la culpable, ni la noche luce siempre satén blanco... Un abrazo cómplice.

genialsiempre dijo...

Tremendo texto, pleno de fuerza, angustia y ...vida!.
Cuando te pones trascendente te salen cosas muy hermosas

Anónimo dijo...

como la vid romperás tus yemas aprisionadas en el corsé y brotará el dulzor d ela uva que guardas dentro...llegará la vendimia y darás tus frutos...tú eres una buena cepa. Fita

Pedro dijo...

Un texto brutal. Últimamente estás que te sales. Se ve que por fin has conseguido desatar las cuerdas de ese corsé que te tenía ahogada. Y yo que me alegro.

Besos.

Víctor dijo...

Paece que te revientas toa entera.
No sé si es que, como hombre que soy, se me va la cabeza a dos cosas. Una al dolor y la otra al erotismo. Porque vamos, yo veo una mezcla de ambos tremenda.

¿Elegiste a Frida por algo?

La pobrecilla llevó lo suyo en vida...

Anatxu dijo...

La elegí por que la adoro.
Es una mujer que me ha impactado y enamorado desde que la conozco.