domingo, 27 de junio de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Ser o estar.

Estando sentados,
escondidos dentro de los cajones,
en las mesas de los comedores
de los colegios, de los trabajos,
ocultos en los plásticos que recubren
archivos apilados,
pensamos escaparnos
agrupados dentro de las pateras
que son como los desencuentros
de los amantes inversos,
callados y falsos profetas
que alumbran la oscura ceguera
de las almas en calma.

Callados estamos,
esperando el centro de los renglones,
en las rayas semiparalelas
de los confines, de las cabezas,
oscuras por su falsas necesidades,
hambrientas carroñeras,
ponemos esperanzas
abrumadas desde nuestras entrañas
que son velas de desentierros,
de velatorios convexos.

5 comentarios:

Ernesto Laguna dijo...

... cualquier día
cruzaremos el Ancho
para llegar a las costas
donde podamos enrolarnos
en las asociaciones
de "Ayuda al Primer Mundo"
(que las hay,
que las necesita)...

tangai dijo...

Tiene una fuerza bárbara, su mensaje lo es. No lo terminas de leer sin quedarte un rato entre sus palabras.

genialsiempre dijo...

Buen poema compañera!!

Pedro dijo...

Joder tía, vaya maremagnum que te has montado. Suena de escándalo, pero parece ser que mi oído poético está de vacaciones y no me entero muy bien de casi nada.
Pero lo dicho, ritmo tiene pa rabiá.

Un beso.

Anónimo dijo...

dentro d elos cajones....!!!Qué agobío!!!me voy contigo de patera...Fita