sábado, 12 de junio de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Y la tristeza me invitó a un café.....

Hacía tiempo que la tristeza no invadía mi hogar, que no mi casa. Hacía tiempo que la hipocresía no se burlaba de mí con tanto descaro, juguetona entre mis piernas, como ese niño malcriado y consentido que es la realidad en la que vivimos.

En estos últimosa días, junto con un grupo de gente a la que me uno de vez en cuando, estamos tratando el tema de las cuerdas, de las teorías y de las conexiones. Y, supuestamente, de la magia de la vida y del universo que, estando todo unido, atado y conectado, en el fondo, está formado por seres, materia, átomos independientes, solitarios y egoistas cuya unión es sólo consecuencia de la necesidad.

En eso queda todo, en la necesidad.

Cuándo tenemos frío, nos acercamos. Cuándo tenemos hambre, comemos. Cuándo tenemos miedo, nos arropamos....

No sé si son los años o que ya el sitio dónde vivo se me queda pequeño, pero el ser humano, por lo general, me parece cínico y rastrero. Sin maldad.

Cuántos "te quiero" al aire. Cuántos "nos vemos" fáciles. Cuántos "no sé, no contesto" flotan en un café de tarde. Cuántos "nos llamamos" y no lo hago. Cuántos "cuantos".

Cuántas cosas hacemos para olvidar lo que no hacemos. Y luego se escuchan las quejas de la soledad.
Qué solos estamos y que poco hacemos para remediarlo. Y ahí seguimos, quejándonos de lo mal que estamos, de lo poco que nos entienden y de lo vacía que tenemos la vida.

Cobardes, es la única palabra que me sale. Y que cada uno se cure dónde la herida le duela.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí Ana, los seres humanos nos necesitamos unos a otros, nos buscamos, pero no buscamos sin ton ni son tampoco, buscas a los que te son más afines, o a los que más quieres.
Somos animales gregarios aunque juguemos a ser gatitos independientes en algunas ocasiones, hasta los gatitos se sienten solos en ocasiones.
Libertad y soledad, hermanitas gemelas siempre.

Un beso, y si me necesitas, silba.

Eva.

Pedro dijo...

Cuando escucho a alguien hablar así, sólo puedo mirarme a mí mismo, lo más adentro que pueda, porque es lo único que puedo medio controlar, y no siempre. Hacer auto examen de mi conducta, porque la mayoría de ocasiones, es ahí donde está la raíz de mi pena.
Y con respecto a los demás.... sólo me queda intentar comprenderlos y aceptarlos... disfrutar de lo bueno y aceptar lo malo... como me gustaría que hiciesen conmigo (porque creo que tampoco soy perfecto).
En fin, estas son cosas para hablarlas mejor sentaditos en un sofá cómodo y una buena taza de té caliente... y con tiempo, aquello que más echo en falta.

Un beso, guapa, y alegra esa cara, que no te va la tristeza.

genialsiempre dijo...

Caray Ana, he leido tu texto y me he sentido tan identificado...que como además tenemos la misma plantilla de vblog, creí que lo había escrito yo.
Todo lo que dices es cierto, solo te voy a hacer un matiz, que seguramente me desmentirá la mayoría y que advierto, solo es un matiz, sin más pretensiones, se trata de que quizás miras todo con tus hermosos ojos madrileños y aquí se vive diferente, la palabra tiene otro valor, el compromiso no es tanto...., te lo digo porque a mi me ha costado mucho comprenderlo y todavía me cuesta y me duele. Tampoco quiero generalizr esta opinión, pero algo de eso hay.
En fin, como dice Pedro, lo podemos charlar tranquilos, tomando café, en reducido número, a ver si aclaramos algo y de paso, nos acompañamos, que eso siempre hace falta.
Un beso enorme

Anatxu dijo...

Jose María, no creo que sea que lo mire con ojos de madrileña. Hace tiempo que no lo soy. Me fui de Madrid con 23 años y no he vuelto.
Más bien diría yo que lo veo con ojos de aburrimiento. La misma gente, el mismo lugar, las mismas palabras y las mismas decepciones desde hace algunos años ya.
Se me cae la gente por el camino, creo que eso es todo. Y la necesidad de un cambio, que también influye.
Quizás sea eso,nada más.

Víctor dijo...

Sí, el mismo sentir tengo yo.
El mismo. Y no hago nada para remediarlo, porque me jode necesitar a alguien por mi propio interés o soledad. Pero supongo que así debe ser...¿no?
Creo firmemente que el amor y muy especialmente el amor de pareja, es un conjunto de dependencias y algunas muy peligrosas.
¿Y qué si el amor es un conjunto de dependencias? A lo mejor el amor es eso y las relaciones humanas son "eso".
No existe el altruismo puro y duro. Siempre hay una intención detrás con la que beneficiarnos. Siempre.
Queda muy bien eso de "nos vemos", "te quiero mucho", sobre todo esos "te quieros" a través de internet.
¡Y una mierda!
¿Cómo vas a querer a una persona que no conoces?
Es una forma de hablar, dirán algunos. Pues sí, eso es nada más y estamos consiguiendo que esa palabra ya no tenga significado.
Deberíamos decir: ¡cómo te quiero en este momento para mi propio interés porque me haces sentir bien! Sí, así.

Y me da mucha rabia, que desde que estoy en internet (hará unos 6 años), a veces me muestro demasiado condescendiente y pseudoamable, con lo que yo soy...ejem.
Falsedad, falsedad y más falsedad.

Un diez, Ana.
¿Estoy siendo falso al darte un diez?
Cualquiera sabe.

Anatxu dijo...

Querido Victor...y lo digo porque te quiero.
No sé el resto de la humanidad, y la verdad, me importa poco...pero cuando yo digo a alguien que le quiero es por que le quiero, a mi forma, es verdad, pero el sentimiento de cariño existe,porque si no fuera así, no lo digo.Puedo decir "besos", "chaito", "nos vemos" y esas cosillas.

El amor convencional al que tú te refieres es al que nos hemos doblegado, y digo hemos porque me educaron bien, muy bien y siempre es mejor hablar en plurar por si acaso. En fin, que digo que el amor ese, al que nos debemos, por lo visto, para el que estamos preparados, por el que vivimos, ese que nos da la mitad de lo que,supuestamente, no somos si no lo tenemos, ese, se lo dejo a los demás.Nunca lo he querido..
Pero no por ello no sea capaz de amar con toda el alma y con toda "yo" al que pase por mi lado el tiempo necesario para hacerme vibrar, crecer y sentirme.
Yo me regalo, siempre lo hago,no se querer de otra manera, pero no lo hago para toda la vida. En eso soy muy sincera. Y mientras lo hago,daré lo mejor de mi, pero cuando se termine, te diré adios sin cinismos ni cortesias,sin vergüenzas ni pudores. Adios y punto.
Todo,incluido el amor, es circunstancial y temporal. Solo hay que disfrutarlo mientras esté ahí, pero con honradez.
Ganitas de verte.

Víctor dijo...

Ganitas de verte.
Pues mira, eso no lo oigo frecuentemente. Al menos no dicho de ese modo.
¡¡Gracias!!

Pues yo no puedo, Ana. Lo mío quizá también es excesivo, pero decir Te Quiero, no sé lo que es. No lo sé. Lo dije hace mucho años, a una chica con la que estuve 7 años, mi primera novia, casi diría que la única, porque lo que he tenido después han sido vanos intentos y a veces, ni siquiera eso. No me sale, no me sale, qué le vamos a hacer. Estoy preso de esta maldita libertad...jajajaja.

Nos veremos, nos veremos.

Carmen dijo...

Ufff, muy mal está la cosa cuando Ana, que es el ejemplo vivo del optimismo y de la fe en lo que nadie tiene ya fe, se siente de esta manera. Yo hace mucho tiempo que me siento incómoda y falta de oxígeno, por eso no soy una buena compañía para ti en estos momentos, pero quiero pedirte que no estés mal, siempre hemos sido los mismos falsos, el secreto para no claudicar es no echarnos mucha cuenta. No nos eches mucha cuenta.

Mil besitos.

tangai dijo...

Antes, te escribí un comentario, y no se ha publicado. De todas formas te decía que normalmente suelen pasar estas cosas y que no hicieras mucho caso. La gente que aprecia a uno de verdad es lo que tenemos que quedarnos. Tú eres muy verdadera y yo te aprecio y respeto así. Tienes mucha fuerza.