domingo, 8 de agosto de 2010

!-- boton tweetmeme -->

Pensamientos......impensados.

Hace unos días tuve una interesante conversación con un personaje que conocí al principio de este verano. Es escultor y se dedica a hacer maravillas con la arena. Maravillas artísticas que a mi me dejan con la boca abierta, porque son reales, porque les da vida de una forma mágica y sorprendente. Y yo me siento como una niña a su lado contemplándolas.
Vive donde puede y duerme donde le dejan. Y no está muy cuerdo que digamos, pero creo que eso es lo que me gusta de él. Y aunque,a veces, tiene la cabeza llena de pájaros que se imagina,a modo quijotesco, otras,por el contrario, dice cosas que realmente me dejan sorprendida y con muchas ganas de pensar.

Como decía al principio, una de esas conversaciones que tuvimos, y que no voy a reproducir aquí porque sería muy largo y porque es parte de esos momentos que no comparto porque me gustan que sean mios y sólo mios, digo que una de esas conversaciones me llevó a pensar en la mentira,aquella que, bien se diga como expresión contraria a lo que se sabe, bien sea oficiosa o bien sea por sacar la verdad, es lo mismo, mentira.
Bien..el pensamiento que después de estas conversaciones con mi estimado amigo me invade es el siguiente:

La mentira es algo que a nadie, en general, gusta. Todos defendemos a capa y espada la sinceridad, la lealtad, la verdad, y todas esas cosas que aún, con los años que tengo, no entiendo bien su significado.
Llegado a este punto tengo que reconocer que no me disgustan las mentiras. Es más, yo me confieso ser una gran mentirosa. Y no me refiero a esas que decimos a modo piadoso, ni a modo miedoso. No, no hablo de esas. Hablo de la mentira como ente propio. Hablo de mentir por mentir. De mentir por inventar. Por crear a tu alrededor historias, momentos , emociones, sentimientos que hagan de la vida una gran novela, poema u obra de teatro.Ya lo dijo Umbral en su momento, la gran lucidez del Quijote no era otra que la invención de la vida que nunca había tenido y la que le iba faltando.

No es un buen poeta o un buen escritor aquel que es capaz de mentir de tal forma que nos haga creer, sentir como si fuera aquello que nos refleja con las letras una realidad...???
Pues si es tan digno escribirlo, por qué iba a ser menos digno vivirlo??

Llegado aquí y habiéndome confesado una mentirosa, sólo me queda aconsejar a esos que sólo buscan la verdad, que no se acerquen mucho a mi, pues lo único que encontrarán, por lo general, serán invenciones mias.O no.
Quizás todo esto que haya contado sea verdad.

Espero que todos esteis donde querais estar.

3 comentarios:

Ernesto Laguna dijo...

Tod@s, aunque no se diga, estamos ahí (queramos o no): en la paradoja del@ mentiros@...

Dialogotomía dijo...

Eso te iba a preguntar, que si esto no era otra mentira.
Valoro esa falta de hipocresía. Ya sabes que yo suelo huir de la tan proclamada higiene mental y que no es otra cosa que mantenernos a todos controlados, alineados, bien colocados e igualados.

Besos.

Anónimo dijo...

me apunto a mentir!!!que es vivir lo que te de la gana...Fita