miércoles, 18 de mayo de 2011

!-- boton tweetmeme -->

El circo itinerante

No me gustan los disfraces, más que para ir de fiesta o para jugar. Bueno, o para más cosa, pero estamos en horario infantil.
A veces pregunto en bajito si realmente es necesario esconder las miserias de uno en las desgracias del otro. Si realmente es tan necesario esconder los miedos en el descaro del de enfrente..las vergüenzas en los falsos pudores. ¿ Por qué tengo la sensación de que cuando alzas la voz parece que hablan muchos ? ¿ Resulta más eficaz escupir las palabras que dar tu opinión?....

Algo está cambiando, eso lo percibo...pero siguen sin gustarme las formas y las maneras..no me hace falta que me digas lo que el otro no tiene para enseñarme lo que tienes tú. Sólo muéstramelo.
Políticos vampiros, ciudadanos cansados, falsos samaritanos, elocuentes anarquistas, jóvenes con el síndrome de Dorian Grey, fabricantes de muñecas,visitadores a domicilio,adultos adulterados, cantantes cantando las cuarenta, concejales bipolíticos, falsas feministas con los pantalones puestos...y demás miembros que no menciono por aprecio.

Estas listas electorales han sido toda una sorpresa.. el circo ha llegado a Chiclana. Compre su localidad ¡¡

1 comentario:

Aniña dijo...

hay que ser uno mismo sin disfraces?