domingo, 10 de julio de 2011

!-- boton tweetmeme -->

Fluir...

Traen a mis sentidos, claridad,
la oscura sensación de las palabras.
Y escurridizas,
abiertas,
encarnadas,
son ellas las que desordenan
las costumbres
de las conductas más humanas.

Abren en canal
las costuras
y derraman
el caudal
de la pecera
en la mesilla de las noches
más profundas y embusteras.

La oscuridad
se acostumbrará a ellas
de la misma manera
que lo hace el agua
a la botella.

2 comentarios:

Carmen dijo...

Es genial Ana, como todo lo que escribes. Eso de la mesilla de las noches me ha encantado.

Besitos.

genialsiempre dijo...

Bonito y bueno, tus poemas están ganando calidad cada día