sábado, 3 de marzo de 2012

!-- boton tweetmeme -->

EL CEBO

" El Cebo" o en su original " Es geschacha am hellichten tag" ( a plena luz del día ) es una de esas películas en blanco y negro que se te quedan en la memoria desde chica, quizá porque es de los recuerdos que tengo con mi madre y mi hermana.....

Llevaba años detrás de ella porque, aunque la recordaba perfectamente, sabía que no era americana y su título quedó en el olvido con el tiempo, pero por esas cosas de la magia que tanto me acompaña, hoy me la han puesto en bandeja.

Por eso me he animado a compartirla con vosotros, primero como gesto de admiración hacia ese cine negro europeo que tan poco ha entrado en nuestros hogares y al que desde aquí animo a que veáis, y segundo porque después de llevar tiempo buscándola, cuando dejé de hacerlo, apareció ella sola...Os dejo la ficha para que los que quieran curiosear lo hagan.... SALUDOS

Año de producción: 1958
Dirección: Ladislao Vajda
Intérpretes: Heinz Rühmann, María Rosa Salgado, Michel Simon, Gert Fröbe, Anita von Ow, Ewald Balser
Guión: Friedrich Dürrenmatt, Hans Jacoby, Ladislao Vajda
Música: Bruno Canfora
Fotografía: Ernst Bolliger, Heinrich Gärtner
Distribuye en DVD: Filmax
Duración: 90 min.
Público apropiado: Jóvenes
Género: Thriller



Pequeña gran joya de Ladislao Vajda, el director húngaro que rodó en España títulos tan inolvidables como Mi tío Jacinto y Marcelino, pan y vino. En esta coproducción española con Alemania y Suiza maneja con encomiable maestría un inquietante relato del escritor suizo Friedrich Dürrenmatt, quien tambió firmó el guión; de hecho, Dürrenmatt escribió al alimón el guión y el relato en su forma definitiva.

El film, rodado en un sugerente blanco y negro, describe el clima de miedo de una pequeña comunidad rural, debido a las acciones de un asesino que mata niñas inocentes a plena luz del día. El tipo se gana la confianza de las pequeñas -al estilo de M, el vampiro de Düsseldorf-, para desatar a continuación su instinto criminal. Un comisario a punto de jubilarse cree tener a un sospechoso, gracias al dibujo infantil de una de las víctimas; pero la resolución del caso no es tan fácil como parece; y el policía ha prometido a los padres de una niñaasesinada que dará con el culpable.

Esta misma historia inspiraría años después a Sean Penn para filmar El juramento. Pero sin duda la sobria versión de Vajda está más lograda que la del actor-director. Gert Fröbe compone a un asesino inquietante, de tal modo que el actor quedaría en cierto modo encasillado en papeles de perturbado. Hay algo de demoníaco en su composición, y se entiende que su halo de pretendido mago y titiritero manipulador, pervertido 'flautista de Hamelín', puede atraer a los niños. Además se plantea la moralidad del truco del policía para atrapar al culpable: engañar a una madre y a su pequeña hija para tener el perfecto cebo del título, que le permite resolver el caso, aun riesgo de poner en peligro sus vidas. Por otro lado, el cineasta sabe jugar bien la carta del contraste entre la preciosa y téoricamente feliz Suiza de las montañas y el chocolate, con la actividad del siniestro asesino.



información obtenida de decine21.com


No hay comentarios: