martes, 9 de octubre de 2012

!-- boton tweetmeme -->

CAFÉ GIJÓN

Las tardes de los lunes se han convertido en tardes al sol de  poesía y de  pintura. Todas ellas, las tardes, se pasan sentadas en los bancos y sillas alrededor de las mesas del Café  Gijón, en Madrid, dónde un grupo de personas nos reunimos a hablar de poesía y de letras, de vida  y de desamores, de encunetros, de primeras veces, de voces que se apagan y de voces que renacen....
Estas tarden se pintan de gentes con sus tormentos y sus manías. Pero cada una de ellas ya ha dejado su huella en mí. A veces nos reunimos 15 ó 20 personas. Otras veces somos algunos más. Pero todos compartimos le belleza de la poesía y el amor a las letras. Sin miramientos. Tal como son. Naturales, expontáneas y sinceras. 
Cada cual a su ritmo comparte aquél don que la vida, el trabajo o la naturaleza le ha proporcionado, pero todo es de todos. Las voces callan para hablar, mientras que los sentidos se sientan para  transformarte en otra cosa, en aquella cosa que nunca imaginaste serías jamás.

Las tardes de los lunes son tardes especiales, paradas en el tiempo de lo real, donde los mundos paralelos se hacen realidad...
En cada una de estas tardes, os llevo conmigo, poetas de todas partes. Dejasteis vuestra huella dentro de mí y yo la siento conmigo, a mi lado, en cada tarde de lunes en el Café Gijón.
Vuestras son mis letras y vuestras las rimas de mi callejón.

No hay comentarios: